Elijo vida

La culpa nos hace dependientes y nos ancla al pasado, la responsabilidad más maduros y nos proyecta hacia el futuro.

A Elisenda, ¡va por nosotras!

He vuelto atrás,

llego al punto de inicio.

Y no, no soy la misma

pero sí en esencia.

Aunque siguen muriendo a miles a mi alrededor

ahora soy capaz de entender

que no es exactamente mi culpa,

que es exactamente la vida,

ni justa ni la misma para todos,

caprichosa y cambiante hasta el infinito.

Y también maravilla, asombro y amor.

Esta entrada fue publicada en Prosías y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s