El viaje

De tanto mirar al vacío
se ha llenado de complicidad
y ahora,
cuando nos sentamos juntos en el sofá,
acabamos sonriéndonos.
El pobre abismo,
como yo,
solo quiere un espacio en el que descansar.

chijiro-sin-cara

Esta entrada fue publicada en Prosías y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s