Cuando llegue la muerte

Tu cuerpo es
el lugar desde donde aceptar lo inevitable.
La impermanencia,
el devenir,
el caos,
la vida,
la muerte.
Desde qué punto ageográfico
vamos a asumirlo
tiene poca importancia;
lo esencial radica en la elección
y yo elijo morir amando.
Y si pudiera elegir, aún más,
amando a tu lado.
La muerte se esconde
tras cada ángulo de segundo.
Cuando llegue, sigilosa,
que me encuentre amando.

Esta entrada fue publicada en Amores que viven, Prosías y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s